Mi?rcoles, 25 de mayo de 2016

Hablemos de educación

La mayor cantidad de años de mi experiencia como docente ha sido en el sector de educación manejada por religiosos, sabiendo que pueden ser curas, monjas, Hermanos, todos pertenecientes a la iglesia Católica, de la cual me siento parte y al mismo tiempo orgulloso de serlo.

Por años e históricamente la educación religiosa siempre ha sobresalido de otras entidades que han ofrecido educación, es notable la diferencia de   las personas formadas en alguna de estas filosofías religiosas con aquellas que se formaron en el sistema público nacional.

Todo habla de las razones de porque una es mejor que la otra pero en realidad nadie menciona cuales son las ventajas que los religiosos le llevan al sistema público. Quiero referirme a ese punto en el que nadie menciona, no porque lo quieran callar sino porque no es publica la información y sobre todo porque los religiosos siempre pasan desapercibidos por buenas personas y honrados ciudadanos y como personas de honor y honestas, punto que no pondré en discusión en este apartado. Como es sabido los religiosos desde que llevan su vestimenta demuestran que la religión les ha hecho personas de servicio.

En El Salvador funcionan los centros manejados por religiosos que son financiados por el Gobierno, es decir El Ministerio de Educación del Salvador. Estos centros entran en la modalidad denominada  CECE (Centros Educativos Católicos), estos centros son prioridad del gobierno por varias razones: 1. Los religiosos aparentemente hacen una buena gestión educativa, 2. Dan Una buena calidad educativa, 3. Hacen trabajar más al personal a su cargo, 4. Como consecuencia de todo esto los alumnos aprenden mas.

Como premio a esto el gobierno de El Salvador les Genera un presupuesto alto anual a estos centros que les llaman semiprivados, que a partir del año 2017 pasan a ser privados (algunos), como ejemplo cito a un Instituto ubicado en Ateos con un presupuesto de $189,000 y un Complejo Educativo cercano a este centro, ubicado a solo unos metros y casi con la misma cantidad de alumnos con un presupuesto de $4,000 al año.

Colocando un poco de habilidad numérica al asunto ¿Cuál centro podría hacer más con su presupuesto?, en verdad es lógico contestar sin hacer tanto número, la escuela pública ante este evento de desigualdad queda totalmente aplastada y anulada en su incidencia académica.

Ver mas allá del caso planteado, aun así con el presupuesto alto que tienen los CECEs estos cobran mensualidad de hasta $10 a los alumnos, les exigen dinero extra en concepto de ayudas, la escuela pública le queda prohibido hacer ese tipo de gestiones.

Sabiendo que la educación es el enfoque principal para sacar de la pobreza a un pueblo y con un presupuesto a los CECEs y no bastarles y solicitan la privatización y más aun el Ministerio de Educación se los otorga. Al privatizar los religiosos se adueñan de las instituciones y los que accesan a estos centros solo son los que pueden pagar.

Después de todo esto se puede ver que la educación de El Salvador y sobre todo de las personas más desprotegidas a nadie le importa.

Cuando los presupuestos de los centros escolares sean compatibles con sus necesidades veremos a florecer nuevas expectativas y nuevas oportunidades de educar a nuestros hijos y las poblaciones más desposeídas serán las beneficiadas porque por ahora los beneficios no están llegando a esta gente por ningún lado.


Publicado por jorseviv @ 11:59 PM  | Pedag?gicos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios