Domingo, 17 de octubre de 2010

La Venezuela de Ch?vez

El ascenso a la fama de Ch?vez empez? en febrero de 1992 cuando, en su calidad de teniente coronel del ej?rcito venezolano, dirigi? un golpe contra Carlos Andr?s P?rez. El presidente, cuyo nombre se hab?a convertido en sin?nimo de corrupci?n, enfurec?a a Ch?vez y sus seguidores por su predisposici?n a vender su pa?s al Banco Mundial, el FMI Y las corpo?raciones extranjeras. Debido en gran parte a la colaboraci?n de Caracas con la corporatocracia, la renta per c?pita venezolana hab?a ca?do m?s de un 40 por ciento, y la que hab?a sido la clase media m?s amplia de Latinoam?rica ingres? en las filas de los desfavorecidos.

El golpe de Ch?vez fall?, pero prepar? el escenario para su futura carrera pol?tica. Tras ser capturado se le permiti? salir en la televisi?n nacional para persuadir a sus tropas para que cesa?sen las hostilidades. Desafiante, declar? a la naci?n que hab?a fallado ?por ahora?. Su valor le catapult? a la fama nacional. Pas? dos a?os en la prisi?n de Yare; durante ese tiempo P?rez sufri? un proceso de destituci?n. Ch?vez emergi? con fama de audaz, ?ntegro y comprometido en la ayuda a los pobres, y de?terminado a romper los grilletes de la explotaci?n extranjera que hab?a esclavizado a su pueblo y al continente durante tan?tos siglos.

En 1998 Ch?vez fue elegido presidente de Venezuela con un impresionante 56 por ciento de los votos. Una vez en el po?der no se dobleg? ante la corrupci?n como hicieron tantos de sus predecesores. En lugar de ello rindi? tributo a hombres como Arbenz de Guatemala, Allende de Chile, Torrijos de Pa?nam? y Rold?s de Ecuador. Todos ellos hab?an sido asesinados o derrocados por la CIA. Ahora, dijo, ?l iba a seguir sus pasos, pero con su propia visi?n, su carism?tica personalidad y la ca?pacidad de resistencia que adquiere el l?der de un pa?s que nada en petr?leo. Su victoria y su continuo desaf?o a Washington y a las empresas petroleras motivaron a millones de latinoameri?canos.

Ch?vez mantuvo su compromiso para con los pobres, ur?banos y rurales. En lugar de reinvertir los beneficios en la indus?tria del petr?leo, los destin? a proyectos dirigidos a combatir el

i analfabetismo, la malnutrici?n, las enfermedades y dem?s lacras sociales. En lugar de anunciar grandes dividendos para los in?versores, ayud? a Kirchner, el acorralado presidente de Argen?tina, a comprar al FMI deuda nacional por valor de 10.000 mi?llones de d?lares, y vendi? petr?leo rebajado a quienes no pod?an pagar el precio de mercado, incluidas algunas comunidades es?tadounidenses. Destin? a Cuba una parte de sus ingresos pro?cedentes del petr?leo a fin de poder mandar m?dicos cubanos a las ?reas m?s desfavorecidas del continente. Dict? leyes que re?forzaron los derechos de los ind?genas -incluyendo derechos referidos a la lengua y la propiedad de la tierra- y luch? por la implantaci?n de un plan de estudios afrocubano en las escuelas p?blicas.

La corporatocracia vio en Ch?vez una grave amenaza. No s?lo desafiaba a las empresas internacionales petroleras y dem?s, sino que se estaba convirtiendo en un l?der que otros pod?an tra?tar de emular. Desde la perspectiva de la administraci?n Bush, dos jefes de Estado intransigentes, Ch?vez y Hussein, se hab?an convertido en dos pesadillas que deb?an cesar. En Irak, los sutiles esfuerzos -tanto de los g?nsteres econ?micos como de los chacales- hab?an fracasado y se estaban preparando planes para una soluci?n final: la invasi?n. En Venezuela, los GE hab?an sido sus?tituidos por chacales y Washington confiaba en que ?stos solven?tar?an el problema.

Recurriendo a t?cticas perfeccionadas en Ir?n, Chile y Co?lombia; el11 de abril de 2002 los chacales lanzaron a las calles de Caracas a miles de personas que se dirigieron hacia las oficinas centrales de la empresa petrolera estatal y el palacio presidencial en Miraflores. All? chocaron contra manifestantes pro Ch?vez, quienes acusaron a sus contrarios de ser instrumentos de la CIA. y entonces, repentina e inesperadamente, las fuerzas armadas anunciaron que Ch?vez hab?a dimitido como presidente y que estaba retenido en una base militar.

Washington lo celebr?, pero el j?bilo dur? poco. Soldados fieles a Ch?vez hicieron un llamamiento para llevar a cabo un contragolpe de Estado masivo. Los pobres se echaron a las calles y el 13 de abril Ch?vez recuper? la presidencia.

La investigaci?n oficial venezolana lleg? a la conclusi?n de ?que el golpe hab?a sido respaldado por el gobierno estadouni?dense. La Casa Blanca admiti? su culpabilidad; Los ?ngeles Times informaba: ?Funcionarios de la administraci?n Bush reconocie?ron el martes haber negociado durante meses con l?deres civiles y militares de Venezuela la destituci?n del presidente Hugo Ch?vez?.

Ir?nicamente, la invasi?n de Irak en 2003 signific? un boom para Ch?vez. Hizo que los precios del petr?leo se dispa?rasen. Las arcas de Venezuela se colmaron. De pronto, perforar en busca de petr?leo pesado en la regi?n venezolana del Orino?co se hizo factible. Ch?vez anunci? que cuando el precio del ba?rril alcanzase los cincuenta d?lares, Venezuela, con su abundan?cia de petr?leo pesado, sobrepasar?a a todo el Oriente Medio como el m?ximo poseedor de reservas del mundo. Su an?lisis, dijo, se basaba en las proyecciones del Departamento de Energ?a de Estados Unidos.

?

El resto de Latinoam?rica sigui? muy de cerca el trato de Estados Unidos con Venezuela tras el fallido golpe de Estado contra ?l. Y lo que vieron fue un presidente estadounidense apocado. Estados Unidos era consciente de que deb?a mo?verse cuidadosamente. Venezuela era nuestro segundo sumi?nistrador de petr?leo y de productos derivados del petr?leo (el cuarto suministrador de crudo). Sus campos petrol?feros estaban mucho m?s cerca que los de Oriente Medio. Como propietaria de Citgo, Venezuela ten?a una gran ascendencia sobre trabajadores, conductores y toda una constelaci?n de empresas que compraban o vend?an a Citgo. Adem?s, Vene?zuela hab?a sido nuestra aliada al romper el embargo petrole?ro de la OPEP en la d?cada de 1970. Las opciones de inter?venciones militares por parte de la administraci?n Bush eran limitadas debido a las guerras de Irak y Afganist?n, la debacle palestina-israel?, la creciente impopularidad de la familia real saudita, los problemas pol?ticos en Kuwait y la militarizaci?n de Ir?n.

En Brasil, la arrolladora victoria de Lu?s Ignacio ?Lula? da Silva en 2002 impuls? a?n m?s los movimientos nacionalistas. Fundador del progresista Partido de los Trabajadores en 1980, Lula era un pol?tico con un prolongado historial a favor de la re?forma social; exig?a que Brasil dedicase sus riquezas naturales a ayudar a los pobres e insist?a en auditar unas deudas brasile?as con el FMI que consideraba ilegales. Al ganar las elecciones con m?s del 60 por ciento de los votos, Lula se uni? a Ch?vez como una de las nuevas leyendas vivas del continente. La voz de que los hasta entonces privados de voto estaban llegando al poder se ex?tendi? desde los pueblos m?s remotos de la cima de los Andes hasta lo m?s profundo de las selvas.

Latinoam?rica se envalenton?. Por vez primera en la historia reciente, se ve?a la posibilidad de liberarse del yugo de Estados Unidos.

Dos pa?ses se vieron particularmente influidos por los ?xitos de Ch?vez y Lula. Ambos ten?an tambi?n una amplia poblaci?n ind?gena y ambos pose?an recursos de gas y petr?leo que eren codiciados por la corporatocracia. Eran asimismo dos pa?ses con los que yo manten?a relaciones personales muy estrecha: Ecuador y Bolivia.

?Capitulo 20, La historia Secreta del imperio americano, pp. 141-145, John Perkings.


Publicado por jorseviv @ 2:34 AM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios