S?bado, 28 de agosto de 2010

ESTAR A FAVOR DEL NI?O

?La escuela de la ?fantas?a? es un libro escrito por? Gianni Rodari un escritor italiano, filosofo y ped?gogo que profundiza sobre el modelo de escuela de hoy en d?a y plantea ?algunos cambios radicales para satisfacer las necesidades de educaci?n de los ni?os y ni?as ?de hoy.

?

Estar a favor del ni?o ??es un capitulo del libro de este escritor y deseo mostrar algunas frases y compararlo con la experiencia diaria de mi trabajo como docente y como padre de familia de un hijo al cual la escuela de hoy no sabe como satisfacer las necesidades pero sobre todo sus curiosidades.

?

Gianni ?dice que la escuela aporta ?la cent?sima parte de de lo que el ni?o aprenden cotidianamente, lo dem?s lo aprende de la televisi?n, de los padres, de la calle, de la sociedad en general en que se desenvuelve. Este planteamiento tiene relaci?n con la teor?a de ?Vigotsky un pedagogo Ruso, quien tambi?n establece que el ni?o es un producto del entorno social en el que crece.

Los adultos comparamos a ?los ni?os de ayer con los ni?os de hoy, nacidos en situaciones diferentes y tiempos diferentes. Ante esto plantea que a todo ni?o hace falta aceptarlo como un hecho nuevo, con el que el mundo recomienza cada vez de cero.

El ni?o se educa en un mundo en donde se habla frecuentemente de derechos humanos, derechos del ni?o, justicia pero en contraste con todo esto se crea un ni?o consumidor antes que creador? y productor. Ante esto los derechos de los que se habla no sirven de nada.

La escuela no se puede llamar una escuela constante y est?tica, la escuela esta llamada a nacer cada vez, esto se logra solo cuando se renueve continuamente interpretando las exigencias y las sugerencias directas e indirectas para satisfacer las necesidades del ni?o en ese a?o y en ese d?a.

Los padres y maestros pueden ser ?tiles solo si ?est?n listos para renovarse continuamente para adaptarse a su crecimiento? y poner a debate el? propio debate cultural, t?cnico y cient?fico y la propia idea del mundo.

El autor en este punto de la disposici?n de estar a favor del alumno no olvida proponer el servicio como primera opci?n, propuesta que incluye vocaci?n. Un maestro que ame tanto su trabajo: un trabajo del que no podemos jubilarnos sino con la muerte.

?

?Somos los pelda?os de la escalera por la que sube el ni?o. En esto no hay nada de m?stico. De hecho somos ese pelda?o hasta que no nos damos cuenta de ello; en ese caso, se entiende, somos pelda?os tambaleantes, desunidos y peligros.

?Si de verdad queremos ser ?tiles al ni?o debemos elaborar reglas para comportarnos nosotros los docentes no los ni?os.

Hay ni?os que van a la escuela por los mandan no porque les nazca el deseo de ir contentos a un lugar en donde les agrade estar, si queremos cambiar esta contradicci?n que solo se puede resolver transformando la escuela en un lugar en el que est?n contentos de ir.

?

Solo deseo complementar estas ideas con los hechos de la pr?ctica real. Este d?a justamente leyendo este libro estaba esperando a mi hijo de ocho a?os que terminara un examen psicol?gico para que sea admitido en tercer grado de ?un colegio de Santa Tecla. Viene de otro colegio de renombre, de infraestructura enorme, un historial? de m?s de cien a?os.

La infraestructura por si sola no lo es todo, la educaci?n se interesa m?s en el consumismo y en el bullicio exterior con pretexto de celebraci?n. La vocaci?n de algunos de sus docentes esta ausente. No se interesan por el bienestar de sus estudiantes ni en lo acad?mico mucho menos en las actitudes que son b?sicas para promover la convivencia humana.

Maestros que matan la curiosidad de los ni?os autom?ticamente cuando no son capaces de responder las inquietudes de sus estudiantes cuando no saben aplicar los contenidos de clase a la vida real. Los ni?os con su inteligencia nativa aducen; ??para que le preguntan a alguien que no sabe?, de ah? en adelante mejor se guarda sus dudas, se muere el debate, triunfa la ignorancia.

?C?mo un ni?o tiene que respetar a alguien que no sabe satisfacer las necesidades de sabidur?a? Pero luego el maestro se queja que de la disciplina, la clase se torna aburrida, mon?tona y repetitiva.

Analizando lo anterior raz?n tiene Fernando Sabater ?ning?n ni?o es lo que es porque quiere ser as? es lo que han hecho de ?l?.

?

?


Publicado por jorseviv @ 10:41 PM  | Pedag?gicos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios