Lunes, 07 de septiembre de 2009

Delincuencia, corrupción y política

 

 

La política se ha transformado últimamente en un escudo y trinchera en donde se aglutinan personas con diferentes grados de corrupción y aprovechan la organización de partidos políticos y aparatos estatales para desestabilizar sociedades completas y deslegitimar gestiones de rivales políticos gobernantes para hacer ver a la población que las políticas adoptadas son deficientes o equivocadas.

 

Existen pruebas de palpable trascendencia nacional que vienen a repercutir directamente sobre el estado de derecho de todos los salvadoreños. Las decisiones políticas que están pensadas siempre para el beneficio de los pequeños sectores que representan.

 

Los políticos se olvidan del verdadero fin de su trabajo y confunden nacionalismo con sectarismo, vocación con desestabilización.

 

Algunos ejemplos de estas acciones tenemos la no elección del fiscal general de la republica, con esta decisión se guardan por un tiempo todos aquellos políticos que tienen relaciones oscuras con delincuentes de todo tipo y todos los que ha cometido irregularidades al gobernar.

 

 

Si analizamos el ambiente político y las últimas maniobras de algunos partidos políticos de El Salvador notamos que algunos personajes de la vida política siempre se mantuvieron detrás de las personas que decidían, es decir tenían a otras personas gobernando para ellos, inmediatamente pierden el poder se ponen al frente de sus institutos políticos.

 

 

La delincuencia se ha acrecentado en los últimos meses, no es casualidad que la violencia se incremente o simplemente han hecho creer a la población que ha aumentado. Cierto o  no, se han visto que se han activado nuevas formas de hacer delito, nuevos sectores de la población que están siendo atacados, paradójicamente son los de media hacia la clase mas baja.

 

 Algunos medios de comunicación han cambiado su forma de presentar noticias, presentan cada cosa mínima de violencia. No pierden oportunidad para mostrar hechos y hacer preguntas ilógicas dentro de sus programas diarios presentándolas como encuestas.

 

 En estos momentos todo hecho es atribuido a las pandillas, no se mencionan otras causas y se apresuran a cerrar casos sin agotar las investigaciones y las posibles causas que pueden provocar estos horrendos actos de violencia. Claro esto en beneficio de algunos altos funcionarios que pueden salir involucrados.

 

Un ejemplo fresco que se ventila en los primeros días del mes de septiembre es el asesinato del fotoperiodista  Frances Christian Poveda, asesinado en la zona de Soyapango en una zona controlada por las pandillas y por ende totalmente conflictivo. Poveda estaba empeñado en mostrar al mundo la realidad de esta gente, haciendo un estudio puramente social para entender las razones del comportamiento de las pandillas y al mismo tiempo determinar los años en que El Salvador puede emplear para eliminar el flagelo a través del incremento de políticas sociales, enfocadas estrictamente a la familia.  Este periodista en su reportaje –La vida loca-  pone en evidencia las paupérrimas políticas sociales ejecutadas de parte del estado salvadoreño y en concreto las ejecutadas por el Presidente Elías Antonio Saca.

 

Ante todo esto se puede preguntar, ¿son las pandillas los autores de la muerte de este fotoperiodista? ¿Hay otros poderes que deseaban callar a esta persona crítica de un sistema opresor?

 

Un nuevo fenómeno que esta surgiendo en este año 2009, es el cerrar las calles en forma de protesta, lo más curioso es que son organizaciones nuevas que jamás se habían escuchado o mencionado en la lucha social a través de la historia.

 

Todos estos eventos no se forman aisladamente, tampoco se coordinan solas; existen fuerzas que están organizando todas estas actividades para desestabilizar un gobierno que apenas acaba de iniciar su gestión.

 

Ante estas estructuras el nuevo gobierno se encuentra con las manos atadas, que si bien es cierto que hay nuevos funcionarios de estado pero se sigue sin desbaratar los lineamientos anteriores de gestión.

 

Para expresar lo anterior  retomo las ideas expresadas en mas de una ocasión  el analista político Dagoberto Gutiérrez, “no es lo que otras fuerzas políticas puedan estar planeando, sino las respuesta que el estado a través de sus funcionarios y el partido en el gobierno pueda plantear como respuesta”, y no quedarse ahí sino que replantear adelantadamente las acciones que pueden ir surgiendo.

 

Para bien de El Salvador los actores del bien no podemos estar actuando desorganizadamente ante una fuerza de desorden que actúa ordenadamente. Los que queremos un nuevo el salvador debemos de poner la solidaridad como primer valor y la justicia para lograr la paz real.

 

  

Escrito por:

 Raúl Segura

Profesor en Teología e informática


Tags: Poveda

Publicado por jorseviv @ 1:23 AM  | Tecnol?gicos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios