Domingo, 25 de marzo de 2007
La humildad de Arnulfo Romero.

Este s?bado 24 de marzo de 2007 me propuse conocer el lugar martirial de nuestro profeta Oscar Arnulfo Romero, me cuestionaba que siendo salvadore?o no conozca los lugares hist?ricos de nuestro pa?s y sobre todo la historicidad de un hombre que es s?mbolo fiel de Cristo y esto lo hace al mismo tiempo de Dios mismo.

Llegando a la capilla Divina Providencia encuentro en la entrada a mi gran amiga Lidia, hermana religiosa que tienen a cargo el Hospitalito y guardan con una gran delicadeza todos los utensilios que Monse?or Romero ocup? cuando viv?a en este lugar.

El lugar estaba lleno de feligreses de todas partes hasta delegaciones internacionales que se interesan por conocer de cerca la vida de nuestro m?rtir y profeta. Esto demuestra la trascendencia que Oscar Arnulfo Romero ha tenido con su muerte, queriendo callar la verdad lo hicieron trascender, la l?gica de Dios no es la misma que la de los humanos.

Lo m?s novedoso es que hasta pastores de otras religiones acompa?an a la gente en estos peregrinajes lo que pone a la luz que la justicia, la verdad y el amor al pobre son valores universales que todos y todas y cada uno(a) de nosotros y nosotras tenemos que practicar y retomar para el cambio de nuestras realidad tal como lo hizo Monse?or Romero.

Terminada la eucarist?a Lidia no llev? a conocer el lugar primero de habitaci?n de Monse?or, es un cuarto de cuatro metros de ancho por cuatro de largo aproximadamente. Cuenta Lidia que cierto d?a un delegado del vaticano le visit? a Monse?or y al ver el cuarto a donde habitaba le expuso: "esto no es un lugar digno para un arzobispo", Monse?or Romero le contesta: "para mi esto es un palacio, sabiendo que mis hermanos pobres viven en casas de cart?n".

?Cuanto humanismo expresan estas palabras de Romero?, ?de donde saca Oscar Arnulfo Romero ese abajarse con sus hermanos que sufren en ese momento de la historia salvadore?a?, ?Qu? fuerza le empuja a expresar lo que los dem?s no pueden decir por estar amordazados?. Cristo fue el primer hombre que dio la vida por los dem?s y el esp?ritu de Dios infund? fuerza para con la muerte vencer el mal, es justamente eso mismo lo que Monse?or Romero ha hecho con el pueblo oprimido salvadore?o.

Las hermanas religiosas posteriormente hicieron mucho esfuerzo para construirle una casa un poco m?s espaciosa a Monse?or Romero pero sabiendo el pensamiento del profeta no le quisieron entregar ellas personalmente las llaves, idearon d?rselas a las personas que estaban internas en el hospitalito para que ellos dieran las llaves a Monse?or Romero, una de ellas por cierto en silla de rueda. Monse?or al ver de quienes estaban le estaban entregando las llaves no se pudo negar a recibirlas. Luego les comento a las hermanas "Ustedes si la supieron hacer, sab?an perfectamente a quienes no les puede decir no"

Este relato impacto mucho mi alma, sent?a que mi coraz?n palpitaba aceleradamente tratando de comprender, de interpretar, de sentir, de razonar el gran amor que este hombre hijo de Dios siente por sus iguales, pero sobre todo aquellos m?s necesitados. Digo Siente porque Romero no se ha ido, Romero sigue en la mente y los corazones de los salvadore?os y hoy en d?a con m?s vida que antes.

Tags: moseñor Romero

Publicado por jorseviv @ 5:26 PM  | Teol?gicos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios