jueves, 18 de enero de 2007
Los acuerdos de paz en El Salvador.
Las celebraciones realizadas este año 2007 sobre los acuerdos de paz en su décimo quinto aniversario de su firma muestran realidades encontradas, cada sector quiere resaltar aspectos distintos.
Si más bien es cierto que los puntos enfocados son importantes se debe discutir el tema de una forma integral para mostrar las verdaderas raíces que ocasionaron este conflicto que tantas vidas costó. Si los acuerdos se celebraran con un enfoque pedagógico para aprender de la historia para que los hechos no vuelvan a repetirse, entonces el estado estaría cumpliendo con su rol de estado.

Fomentar la sana critica y el análisis histórico es parte del papel fundamental del sistema educativo de El Salvador, competencia que no aparece reflejada en las curriculas actuales ejecutadas por las instituciones educativas publicas. Casualmente en La Prensa Gráfica del día miércoles 17 de enero de 2007, aparecen artículos en donde se pide un lugar que recoja toda la historia de la guerra en el Salvador, pero una historia real que no sea escrita por los protagonistas de estos hechos, que permita mostrar a la gente las causas reales de la guerra, sus consecuencias, sus aciertos. Una historia que no sea manipulada a favor de un sector, o a favor de un poder, que permita generar análisis imparcial, que muestre a las generaciones futuras una lección y que diga claramente no podemos regresar a lo mismo.

¿Pero cual es el punto por lo que todo esto no es interés del estado y del sistema educativo?, comparar los tiempos que estamos viviendo y los tiempos en que la guerra civil se inicia existen aspectos que coinciden, no con el mismo nombre pero con rostro distinto. No es en vano que el mismo presidente de la republica acepta en su discurso de celebración que “no es que todo se haya cumplido”, pero en estas palabras se demuestran que hay cosas sin cumplir en los acuerdos y lastimosamente son las cosas fundamentales por las cuales la guerra civil tomó fuerza, entre ellos la distribución de las riquezas, impuestos desiguales, poca inversión social (educación, salud, vivienda).

Si existiera voluntad de resolver los problemas del Salvador se hubiese firmado el pacto político propuesto por los diferentes partidos políticos, pero cuando se les menciona el reordenamiento fiscal todo se les vuelve oscuro. ¿Qué tipo de político dialogaría un tema de tanta trascendencia nacional sin una agenda previamente establecida?, justamente el Señor presidente de la republica en el diario de Hoy del día jueves 18 de enero dice “Dialoguemos pero sin agenda”, esto demuestra la informalidad con que toman las cosas de interés nacional.

Como siempre sobreponiendo los intereses de unos pocos sobre los de todo un país. Cuando en el Salvador se sobreponga el interés publico sobre el interés privado, entonces diremos que se esta trabajando por el bien común. Pero hacer creer que las cosas están bien cuando no tengo que comer, entonces este es el país de las maravillas, en donde la psicología es usada para hacer entrar en una realidad inexistente a la población y poder seguir de esta manera repartiéndose las cuotas poder.

Siento mucha alegría por otros hermanos países que toman acciones contra las verdaderos problemas de la gente tal es el caso de nicaragua, que recientemente han aprobado una serie de proyectos que van encaminados a mejorar la calidad de vida de su gente, Honduras que se atreve hasta intervenir propiedad privada para solucionar un problema publico, se pone por encima el interés publico sobre el interés privado y esta es la verdadera misión de un gobernante.
Los salvadoreños tenemos que exigir nuestros derechos y estar concientes de nuestras responsabilidades, para de esta manera contribuir a consolidar este proceso que ahora cumple quince años pero que es como se tuviera cinco. Es decir que hemos avanzado pero no hemos avanzado en lo más fundamental.

Para terminar, decir que la ideología no es lo mas importante, si este gobierno quiere seguir gobernando el Salvador debe cambiar sus estrategias políticas, porque los tiempos en latinoamerica están cambiando, ya no es la misma gente, ya no piensa igual, existe más análisis y no será fácil seguir fingiendo un estilo de gobierno que no beneficia a las mayorías, la pobreza esta creciendo y cuando un pueblo tiene hambre es un pueblo que se puede atrever a cualquier cosa, pero no porque quiera sino porque ha sido llevado hasta esta situación. Por lo tanto mientras exista pobreza habrá delincuencia y por ende no tendremos paz.

Tags: acuerdos de paz

Publicado por jorseviv @ 3:15 PM  | Teológicos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios